El proceso del cartel de El Proceso

Uno de los elementos diferenciadores de cualquier producto audiovisual es el cartel. Tiene que condensar la idea del documental y aportar elementos que lo hagan atractivo al potencial espectador. Si tenéis interés en cómo trato de resolver los retos del diseño gráfico voy a tratar de explicar un caso concreto en el que he venido trabajando.

Aquí os presento la versión definitiva del cartel de El Proceso, el último documental que he realizado y que estoy ultimando en estos momentos.

Tenía una idea muy definida del aspecto visual que quería conseguir. Mi intención era integrar a los diferentes protagonistas de la historia en un alambicado entrelazamiento de claves de Sol, dando un aspecto un tanto abstracto al conjunto. Por un lado suponía aportar una cierta confusión general, que requiriese un esfuerzo del observador/espectador para captar los diferentes detalles. Ello lo vinculaba directamente con las ideas musicales contemporáneas: un todo estético que requería de la complicidad y la dedicación del espectador para revelarse y ser comprendido, pero que en su totalidad fuese coherente y estuviese vinculado en todos sus puntos. Ese era el punto de partida temático y estético, lo complicado era darle cuerpo. Casi nada.

Partí de un fondo blanco ya que quería que las ideas generales estuvieran destacadas, sin estorbo. Las claves de sol entrelazadas simbolizan la unidad temática de las obras musicales y del documental: el proceso creativo es un continuo.

El primer paso fue integrar las diferentes figuras que iban a aparecer en la obra. Decidí colocar un intérprete en primer plano, ejecutando una pieza, y a los compositores en un segundo plano, como mostrando alejados a los creadores de lo que se interpreta. En un segundo paso hice las correspondientes correcciones de color para corregir los tonos de las diferente fotografías y apliqué un efecto que les diese un acabado uniforme y algo irreal:

El siguiente paso, como se puede observar en la secuencia superior, se basó en crear la maraña de claves de Sol en una secuencia que pudiese mostrar los rostros de los protagonistas, para después incrustar las imágenes en el interior de ese patrón.

Una vez realizado, realicé algunos recortes para definir y perfilar los rostros y que estos se viesen con mayor nitidez, y después apliqué un efecto de esponja para difuminar algunas áreas y traer a primer plano los detalles principales.

Era consciente de que el acabado podía ser algo confuso, así que para la tipografía del cartel escogí una tipografía limpia y sencilla, la Lato. En Temperado las imágenes estaban mucho más definidas y me permití una tipografía más adornada. Aquí la opción estaba clara.

En fin, como se suele decir: un parto. Pero también un reto y un gusto personal. He realizado mucho diseño de portada de revistas y carteles y en este caso era para un proyecto propio, así que mucho mejor. Si os lo cuento es porque a mí me interesan los procesos creativos en todas las artes, y me apetecía compartirlo. Espero que os parezca también interesante a vosotros.

El proceso del cartel de El Proceso

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>